La startup chilena que hará que te contrate un ‘robot’

Aria optimiza los procesos de selección de recursos humanos con Inteligencia Artificial, ahorrando cientos de horas de trabajo a las áreas de reclutamiento.

En México hay cerca de dos millones de desempleados y, de aquellos que sí cuentan con un empleo, cuatro de cada 10 estaría dispuesto a cambiar de trabajo en el futuro cercano por uno con mejores condiciones (Randstad Workmonitor).

Ante este panorama, la única certeza es que hay millones de correos electrónicos de postulantes que llegan cada mes a las oficinas de recursos humanos.

La Inteligencia Artificial es la propuesta de Aira, una startup chilena, para optimizar los procesos de las oficinas de recursos humanos en Latinoamérica y encontrar a los mejores candidatos para cada posición.

Fundada en el país sudamericano, en 2016, la startup utiliza recursos como Big Data y Machine Learning para borrar el trabajo manual de los departamentos de RH y sustituir éste por la velocidad de la máquina.

“Aira está construido sobre Inteligencia Artificial y trata de generar un efecto sobre tres grandes temas: la experiencia de los colaboradores y candidatos, la eficiencia de estos procesos que normalmente son manuales y la exactitud para encontrar a los mejores candidatos para una terna”, explica Gonzalo Sanzana, CEO de Aira.

 A través de la evaluación de datos incluidos en el currículum de los postulantes, Aira genera un primer rankeo, ofreciendo al departamento de RH la mejor terna posible en tan solo cinco días, en lugar de un proceso manual que tarda aproximadamente 20 a 30 días.

De acuerdo con un estudio realizado por Jobandtalent España, las empresas tardan una media de 28 días en cubrir una vacante, mientras que las Pymes extienden este periodo a 31 días.

Pero la tecnología de Aira no solamente evalúa a los candidatos, sino que, con la finalidad de depurar lo más posible la selección, se vuelve la operadora del proceso: realiza preguntas, administra test psicométricos y evalúa el desempeño de las emociones de los candidatos por medio de una entrevista por video.

Con ello, no sólo sería posible adaptarse a un mercado laboral que, si bien requiere talento y conocimiento técnico, también espera cubrir carencias de soft skills para cerrar la brecha con las economías desarrolladas.

Sanzana explica que el uso de tecnología en las empresas no ha sido proporcional cuando se habla del departamento de RH.

“Las compañías que usan tecnología para cubrir sus procesos de RH son apenas el 2% del total en América Latina”, explica Sanzana.